Innovación y creatividad empresarial

¿Por qué es importante la innovación para tu proyecto? ¿Cómo se relaciona este concepto con el de creatividad? ¿Qué caracteriza a las personas creativas? ¿Consideras que debes mejorar esta importante habilidad?

Hablar de innovación es hablar de progreso, de adaptación, de cambio, de mejora, de transformación, de novedades, de creatividad… Todos ellos, aspectos claves para el crecimiento y la diferenciación de cualquier proyecto. 

Innovación, creatividad y emprendimiento

En un entorno tan competitivo, las organizaciones no pueden permitirse hacer siempre lo mismo, porque en tal caso es muy probable que desaparezca. Piensa que las necesidades y gustos del consumidor cambian y, además, las empresas competidoras trabajan para cubrirlas incluso antes de que los clientes sean conscientes de ellas. De forma que lo que funcionó en el pasado, no necesariamente lo hará en el futuro.

Ante este escenario, la innovación se convierte en un elemento fundamental para las organizaciones. Permite mejorar procesos, productos o servicios e incluso crear otros totalmente nuevos, lo que puede repercutir en un incremento tanto de la satisfacción de los consumidores como de la rentabilidad empresarial.

Ninguna empresa debe renunciar a ella. No importa si cuenta con un departamento específico que se encargue de promoverla o del número total de trabajadores con los que cuente. Lo verdaderamente relevante es que los empleados estén orientados a la innovación, independientemente del cargo que ocupen en la compañía (administrativos, vendedores, directivos, operarios…). Y además deben ser capaces de implementarla en su puesto de trabajo de forma sistematizada. En definitiva, las empresas precisan empleados dispuestos a plantearse en qué y cómo podemos mejorar.

Para ello es necesario contar con ideas creativas, novedosas e inesperadas, que aporten soluciones originales a problemas complejos y que además impacten de forma positiva en el mercado. 

Diferencia entre innovación y creatividad

¿Significa esto que innovación y creatividad son sinónimos? No exactamente. La creatividad es un paso previo que resulta indispensable para la innovación. Es una habilidad mental que permite hallar soluciones novedosas a los problemas. Por su parte, la innovación va más allá de la ideación y consiste en materializar esas ideas hasta convertirlas en productos,  servicios o procesos mejorados que se incorporan a la empresa con mayor o menor celeridad, y que generan valor para sus stakeholders (clientes, colaboradores, proveedores, gerencia, accionistas).

Por todo ello queda claro que las empresas precisan personas creativas que sepan encontrar soluciones a los problemas diarios y que además estén dispuestas a poner en marcha esas soluciones.

Es posible que pienses que la dificultad se encuentra en que la creatividad no habita entre tus empleados ni tampoco en ti. Sin embargo todos somos creativos en mayor o menor medida. Piensa que la curiosidad y la imaginación no tienen límites, además de que las ideas se encuentran fuera de cualquier convencionalismo y las preguntas son una constante en nuestra vida. Es por ello que la creatividad está presente en todas las personas, por lo que sólo se trata de mantenerla viva y no dejar que desaparezca con los años. Pero, ¿cómo podemos conseguirlo?

Características de las personas creativas

Para ello vamos a fijarnos en algunas de las características que presentan las personas creativas y que por supuesto se pueden entrenar.

1. Emplean el pensamiento lateral 

Este tipo de pensamiento es original y espontáneo. Permite encontrar solución a los problemas a través del establecimiento de relaciones entre ideas o procesos que aparentemente, carecen de similitud. 

Cuando analizamos cualquier cuestión tendemos a seguir un patrón de pensamiento vertical basado en lo habitual, en lo evidente, en lo lógico. Por lo que se trata de alejarnos de él para obtener ideas mucho más innovadoras. En el ámbito educativo, sin embargo, se potencia este tipo de pensamiento, mediante el cual las soluciones se hallan a través de conocimientos adquiridos. Por ejemplo, aprendemos una fórmula y después la aplicamos para resolver un problema.

Por este motivo tendemos a seguir un patrón de pensamiento vertical basado en lo evidente y habitual. Pero con el entrenamiento adecuado puedes desvincularte de él siempre que lo necesites para obtener ideas más creativas. ¡Conseguirlo está en tu mano!

2. Observación y cuestionamiento

Las personas creativas no perciben el mundo de modo superficial, sino que por el contrario, profundizan en él y se cuestionan la forma actual de hacer las cosas, con el único objetivo de mejorarlas o simplificarlas. ¿Por qué hacemos esto así? ¿Cómo podemos mejorarlo? ¿Qué pasaría si…? 

3. La flexibilidad

Con frecuencia solemos encasillarnos en nuestra idea sin tener en cuenta que un problema puede solucionarse de múltiples formas. Sin embargo, las personas creativas se caracterizan por su flexibilidad y reconocen que son muchas las opciones que pueden resultar válidas a la hora de afrontar un problema. Además, también son capaces de reconocer que una solución no es apropiada  y resulta necesario cambiarla por otra.

4. Presentan altas dosis de motivación 

El proceso creativo conlleva un trabajo intenso y de larga duración, por lo que la motivación se convierte en una necesidad a la hora de crear. Como ejemplo, basta con pensar en la cantidad de bocetos que un artista desecha antes de culminar su obra.

No olvides que si realmente quieres innovar te resultará fundamental potenciar tu propia creatividad, así como la de tu equipo. Si necesitas apoyo para hacerlo, pronto podrás acceder a mi propio curso de Innovación y Creatividad Empresarial, el cual forma parte del Programa de Habilidades Directivas que, desde mi experiencia, he diseñado para empresarios/as, directivos/as o mandos intermedios como tú. 

¡Me encantaría verte allí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba