Importancia del proceso de toma de decisiones en una empresa

¿Cómo afrontas el proceso de toma de decisiones? ¿Sientes que tú mismo, o algún miembro de tu equipo evita tomarlas, por miedo a las posibles consecuencias que se puedan derivar de ello? ¿Crees que sería positivo e incluso necesario para tu empresa un entrenamiento en esta habilidad?  

En anteriores post, te aportaba mi visión sobre los errores que debes evitar a la hora de tomar decisiones, así como, sobre el poder de las microdecisiones en tu desarrollo personal. Sin embargo, hoy quiero centrarme en el proceso de toma de decisión en sí mismo y en su importancia para la empresa.

Piensa que los proyectos u organizaciones, no son algo estático, sino que por el contrario, están en continuo movimiento, a merced tanto de los propios trabajadores, como del mercado en el que se desarrollan. Estos movimientos, además de por otros muchos factores políticos, sociales, medioambientales…etc., son producidos por las decisiones, más o menos acertadas de sus dirigentes.

Basta con observar una organización desde su interior, para darse cuenta que a diario, los directivos y responsables toman multitud de decisiones, que en muchos casos pueden resultar cruciales para el mantenimiento e incluso supervivencia de la misma. 

Pero no pienses que sólo las decisiones que se toman desde la dirección mueven a tu organización. Cuando un trabajador decide no atender a un cliente en tiempo y forma, por el motivo que sea, está tomando decisiones que también afectan a la empresa y hacen que se desplace en sentido negativo. El movimiento puede ser pequeño, prácticamente imperceptible, pero si contamos con muchos trabajadores que toman decisiones de este tipo, las consecuencias serán nefastas.

Factores en la toma de toma de decisiones en una empresa

¿Cómo podemos conseguir que un equipo de trabajo tome las mejores decisiones en pos de la empresa? Son muchos los factores que pueden influir este proceso, pero yo destacaría dos fundamentalmente: la información y la formación.

  • En primer lugar, es importante contar con un equipo perfectamente informado. Piensa que si los trabajadores conocen objetivos, valores, procedimientos, responsabilidades, misión e incluso visión de la empresa, es más probable que sus decisiones permitan a la organización moverse en la dirección deseada. Por el contrario, la falta de información puede llevarles a tomar decisiones que alejen a la empresa del lugar donde pretende estar. 
  • En segundo lugar, la formación y el entrenamiento en la toma de decisiones resulta crucial para directivos y altos mandos. No se trata de no equivocarse, pero sí de que los aciertos superen con creces a los errores. Para ello es fundamental conocer al menos los pasos a seguir en todo proceso de toma de decisión:

Fases del proceso de toma de decisiones

  1. Comienza por identificar el problema o desviación y realizar un diagnóstico de la situación. Necesitas saber qué está ocurriendo, conocer exactamente dónde, desde cuándo y por qué
  1. A continuación busca todas las alternativas correctivas posibles. Para ello, pon en marcha tu creatividad e incluso, si la situación lo requiere, haz partícipe a tu equipo de la generación de esas ideas. De todas ellas debes seleccionar las que consideres más efectivas y viables.
  1. Una vez que cuentas con varias alternativas seleccionadas, evalúa cada una de ellas y quédate con la mejor. Para ello, te propongo una serie de preguntas que facilitarán tu paso por esta etapa:
  • ¿La alternativa está perfectamente clara y definida?
  • ¿Se encuentra alineada con la cultura de la organización?
  • ¿Supondrá una reducción o aumento de costes en el corto o medio plazo?
  • ¿Provocará un descenso o aumento de los ingresos en el corto o medio plazo?
  • ¿Arrojará resultados visibles en el corto, medio o largo plazo?
  • ¿En qué grado una vez puesta en marcha la decisión seleccionada puedes regresar al punto de partida o implementar medidas correctivas en caso de ser necesario?
  • ¿Qué impacto tiene en el desarrollo del proyecto la alternativa seleccionada?

A continuación, utiliza un sistema de ponderación para puntuar cada una de las alternativas en función de las respuestas dadas en la fase anterior. De este modo, podrás seleccionar la que a priori parece ser la mejor.

  1. Por último, implanta esa alternativa y pon en marcha el seguimiento y control de la misma, para superar cualquier imprevisto que pueda surgir.

Estos sencillos pasos te ayudarán a tomar mejores decisiones en tu entorno laboral, lo que contribuirá a la evolución y desarrollo de tu empresa. Es cierto que nada garantizará el éxito al 100%, pero sin duda las probabilidades de conseguirlo aumentarán. 

Si necesitas apoyo para mejorar tus habilidades de toma de decisiones en una empresa o las de tu equipo en particular, pronto podrás acceder a mi propio curso de formación online sobre “Procesos para la toma de decisiones estratégicas”, el cual forma parte del “Programa de Alto Rendimiento Directivo” que, desde mi experiencia, he diseñado para empresarios/as, directivos/as o mandos intermedios como tu. 

Con este curso podrás desarrollar y llevar al siguiente nivel tus habilidades de toma de decisión y entender cómo funciona este complejo proceso. 

¡Me encantaría verte allí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba