La importancia del liderazgo en la gestión de equipos de trabajo

Hoy quiero compartir contigo una breve reflexión sobre un tema que me apasiona, la gestión de equipos de trabajo. Y es que no dejan de sorprenderme los logros que han alcanzado algunos de los que he tenido la suerte de liderar. Logros que estoy seguro nunca hubiera podido conseguir en solitario.

Desde el momento en que nacemos, iniciamos sin darnos cuenta un proceso de socialización en el que cooperamos constantemente con otras personas de nuestra familia, del trabajo, de los clubes o asociaciones a las que pertenecemos, etc. Sin embargo, nadie nos ha enseñado de forma consciente a trabajar conjuntamente y muchos cometemos importantes errores que impiden que un equipo alcance el éxito. 

Es más, desde pequeños, nos educan para rivalizar, lo que dificulta enormemente nuestra integración en un equipo de trabajo, dejando a un lado aspectos tan cruciales y necesarios como la colaboración o la confianza.

La gestión de personas y equipos

Si reflexionas un poco, te darás cuenta que la propia organización en su conjunto o incluso nosotros mismos como líderes, fomentamos ciertas actitudes que van en contra del verdadero espíritu del trabajo en equipo, puesto que enseñamos a los trabajadores a competir y a presentar una imagen invulnerable, cuando la realidad es que todos tenemos debilidades.

¡Aceptemos y valoremos la diversidad de la que tanto podemos aprender! Y, por supuesto, ¡a las personas! Sólo así contarán con la confianza necesaria para mostrarse tal y como son y ofrecer la mejor versión de ellos mismos, en beneficio del grupo. Porque no debemos olvidar que aunque se denomine gestión de equipos de equipos de trabajo, nuestro trabajo es la gestión de personas y equipos.

Es por ello que debes tener en cuenta los siguientes aspectos si quieres realizar una adecuada gestión de equipos eficaces:

  • Céntrate en las fortalezas de los miembros de tu equipo y en complementar sus debilidades. Ten en cuenta que si han sido seleccionados para formar parte de él, será porque al igual que tú tienen mucho que aportar.
  • Deja de cuestionar a unos y otros y pon todo tu esfuerzo en fortalecer las relaciones para crear un clima y una cultura laboral, que impacten de forma positiva en el desempeño de tus colaboradores.
  • Estos aspectos son cruciales, pero no creas que son suficientes. Además de todo lo anterior, es fundamental que los miembros de tu equipo estén motivados y comprometidos para que realmente aumente su productividad.

Cómo implementar una correcta gestión de los equipos de trabajo

La dificultad se encuentra en que no existe una fórmula mágica para conseguirlo. Piensa que aquello que motiva a unos puede desmotivar a otros, por lo que deberás ofrecer a cada persona la motivación que necesita. Parece complejo, ¿verdad? Pero es que en realidad las personas también lo somos. 

Imagina que los miembros de tu equipo deben afrontar un difícil reto. Para unos puede resultar un desafío altamente motivante, mientras que para otros puede ser un imposible que le lleve directo a la desmotivación y, por último, a abandonar.

Es por esto que para motivar adecuadamente a todos los miembros de tu equipo, necesitas conocerlos. Dedica tiempo a ello y descubre sus aspiraciones e inquietudes dentro de la organización. 

De no hacerlo, es posible que posean los conocimientos, competencias y habilidades adecuadas para realizar el trabajo de forma eficaz, pero sin embargo no logren alcanzar el nivel de ejecución esperado. 

Liderazgo y gestión de equipos

Si te encuentras al frente de un equipo debes actuar como un verdadero líder y potenciar el desarrollo tanto personal como profesional de sus miembros. Enseña, corrige y entrena para que puedan aportar cada vez más. Hazlo incluso aunque tengas la certeza de que esa persona pueda llegar a abandonar al equipo para marcharse a otra empresa. 

Piensa que cuando el trabajador se siente bien, percibe que apuestan por él y existe un buen clima de trabajo, las probabilidades de que quiera abandonar el equipo serán mínimas. 

Existen muchos falsos líderes que cuando sienten que una persona comienza a destacar intentan frenar ese desarrollo personal y profesional, pudiendo llegar incluso al despido. 

Si quieres tener éxito como líder, recuerda que debes trabajar junto a tu equipo, dejando a un lado las barreras que intenten impedirlo y formando un equipo capaz de hacer realidad cualquier sueño.

Mira a tu alrededor, observa a los miembros de tu equipo, verás a personas con conocimientos y habilidades diferentes a los tuyos, compartidlos mutuamente y lo imposible sucederá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba