Las claves para mejorar el clima laboral en una empresa

Invertir esfuerzos en crear el mejor clima laboral posible es clave para permitir a las personas desplegar todo su potencial y ponerlo al servicio de la organización

Podemos estar orgullosos, pues parece que en España no sólo gozamos de buen clima natural, sino también laboral. Así lo corroboran diferentes estudios al concluir que el 71% de los trabajadores en España está satisfecho con su puesto de trabajo. Esto nos sitúa un punto porcentual por debajo de la media (72%), pero por delante de países como Reino Unido (69%), Francia (67%) o Alemania (65%).

Y esto de conocer la satisfacción de los trabajadores con sus puestos de trabajo, ¿por qué es importante? ¿Cómo puedo saber si mis empleados están contentos?

En la productividad de una empresa influyen una gran variedad de factores humanos y técnicos que pueden ser estudiados, analizados y reconducidos hacia la creación de ecosistemas de trabajo perfectamente optimizados. Ahí, los objetivos empresariales y personales conviven alineados y en perfecta armonía, en beneficio de la propia organización. No me dirás que no suena bien, ¿verdad?

A la hora de establecer objetivos, definir una estrategia empresarial o emprender un proyecto, siempre he puesto el foco en las personas que dedicarán su tiempo y esfuerzo en intentar conseguir esos objetivos marcados, implementar las estrategias definidas o dar vida a las nuevas iniciativas.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, parece claro que invertir esfuerzos en crear el mejor entorno laboral posible es clave para permitir a las personas desplegar todo su potencial y ponerlo al servicio de la organización, lo que sin duda puede marcar la diferencia en la consecución o no del éxito de cualquier proyecto o iniciativa.

Aunque podemos partir de una idea preconcebida sobre cómo debería ser el entorno de trabajo ideal, esta siempre contendrá el sesgo de nuestra propia visión personal.

Para eliminar ese componente, es muy importante conocer qué piensan y cómo se sienten en su día a día nuestros trabajadores, nuestros compañeros.

Este proceso de consulta y recopilación de información es lo que se conoce con el nombre de medición del clima laboral y es tremendamente útil para:

  • Detectar posibles conflictos que puedan estar incidiendo negativamente en los resultados del trabajo y, por tanto, de la productividad empresarial.
  • Reducir riesgos en los procesos de toma de decisiones y de planificación estratégica.
  • Analizar las políticas de gestión de personas implementadas en la organización o, simplemente, explorar nuevas fórmulas que contribuyan al bienestar de los compañeros.

Pero, ¿qué es realmente el clima laboral?

Me gusta definir el clima laboral (o clima organizacional) como el grado de satisfacción que tienen las personas en relación al ecosistema en el que desarrollan su día a día profesional.

Por tanto, este ecosistema lo forman las personas y las relaciones existentes entre ellas, así como los recursos puestos a su disposición para potenciar su desarrollo profesional en las mejores condiciones posibles, a partir de unos recursos determinados.

De esta definición podríamos extraer una amplia variedad de indicadores clave que podríamos utilizar para medir el clima laboral en un organización.

Indicadores centrados en las personas:

  • Grado de identificación de las personas con la empresa / cultura empresarial.
  • Satisfacción con el trabajo que día a día realiza y la productividad requerida: motivación.
  • Idoneidad de las políticas de reconocimiento al trabajo de la empresa.
  • Posibilidades de desarrollo profesional: promoción interna.
  • Relación entre compañeros: trabajo en equipo.
  • Relación con superiores: liderazgo.
  • Satisfacción con el horario, las opciones de flexibilidad laboral o las medidas de conciliación introducidas por la empresa.

Indicadores centrados en los recursos:

  • Conformidad con los tipos y duración de los contratos laborales: estabilidad laboral.
  • Satisfacción con el salario recibido: políticas de retribución empresarial.
  • Espacio físico: instalaciones, aspectos ergonómicos, luz, temperatura, etc.
  • Materiales y medios tecnológicos.facilitado.

Parece obvio que realizar una medición efectiva del clima laboral exigirá abrir un periodo participativo y de reflexión entre los órganos de dirección de la empresa y el área de gestión de personas para determinar:

  • Los motivos por los que desean medir el clima laboral.
  • Seleccionar los indicadores claves sobre los que se desean obtener datos o información relevante de acuerdo a los motivos identificados.
  • Formular las preguntas que se incluirán en el instrumento de recogida de información, es decir, el cuestionario, el cual debe cumplir con unos mínimos:
  • Debe ser totalmente anónimo, dando así la oportunidad al trabajador de sentirse libre a la hora de dar sus respuestas. ¡No olvides que el objetivo es tener una respuesta lo más sincera posible!
  • Establece el orden en el que se sucederán las diferentes cuestiones. ¡Determina algún criterio con cierta lógica!
  • Selecciona el formato sobre el que se articulará el cuestionario: físico – papel o digital. Con independencia del formato, cuida el diseño y la interfaz. ¡Crea cuestionarios “friendly”!
  • Determina claramente el sistema de medición o escalas de valoración que implementarás. Por ejemplo, de forma numérica (puntuando cada ítem de 0 a 10), semántica (nada de acuerdo, poco de acuerdo, muy de acuerdo, totalmente de acuerdo) o… ¡una combinación de ambas!

Si seleccionar los indicadores es importante, desarrollar las preguntas a incluir en el cuestionario no lo es menos, por lo que es importante formular las preguntas de forma clara y concisa, evitando caer en la ambigüedad. Por otra parte, es importante que la redacción de las mismas inviten al trabajador a reflexionar y evitar dar una respuesta impulsiva.

Por supuesto, tanto la elección de indicadores, como el diseño de las diferentes preguntas a incluir en el cuestionario, dependerá de la realidad y particularidades de cada organización. Se convierten este proceso en un trabajo que puede resultar complejo, requiriendo en muchos casos el asesoramiento de profesionales especializados. Si estás interesado en conocer el clima laboral en tu organización con el objetivo de articular medidas efectivas y orientadas a mejorar el bienestar de tus trabajadores y la productividad empresarial, como siempre, sabes que puedes contar conmigo.

Ir arriba