5 Razones por las que debes desarrollar habilidades de negociación

¿Alguna vez te has parado a pensar en la cantidad de veces que negocias a lo largo del día o en la importancia que realmente tiene tu habilidad negociadora en tu crecimiento profesional? Y a las organizaciones, ¿cómo les afecta la capacidad de negociación de su capital humano? 

Si alguna vez has tratado de responder estas preguntas, bienvenido/a, estás en el sitio adecuado, ya que en este post hablo sobre una “soft skill” que considero crucial: la habilidad de negociación.

Y es que si lo piensas, la negociación está permanentemente presente en nuestras vidas. No sólo lo hacemos en el ámbito profesional, sino que casi cualquier situación diaria puede ser objeto de negociación.

Casi sin darnos cuenta, negociamos en todas las esferas de nuestra vida. Por ejemplo, en el ámbito personal negociamos con nuestros familiares o amigos para decidir qué película ver cuando queremos ir al cine o simplemente decidir a qué tipo de restaurante nos gustaría ir a cenar.

En el contexto profesional, también negociamos constantemente con compañeros. Por ejemplo, para acordar cómo realizaremos una determinada tarea con los proveedores, cuando buscamos conseguir el aplazamiento de un pago o con clientes para establecer la fecha de entrega de un trabajo.

negociación

Después de todo, negociar es algo totalmente humano y cotidiano, pero no por ello es una tarea fácil. Para empezar, no siempre conseguimos llegar a un acuerdo o, al menos, a uno satisfactorio para todas las partes, llegando incluso a dañar las relaciones entre ellas o directamente romperlas, en el peor de los casos.

Ello se debe a que estamos acostumbrados a afrontar la negociación desde la intuición y no desde una perspectiva metodológica concreta, orientada a afrontar un proceso negociador de forma consciente y planificada, que nos ayude a alcanzar acuerdos efectivos y satisfactorios.

En mayor o menor medida, estarás de acuerdo conmigo en que todos contamos con habilidades para negociar, sin embargo, como cualquier otra habilidad, algunas personas la tienen más desarrollada que otras de forma innata.

Si consideras que no es tu caso, no te preocupes, pero debes ponerte manos a la obra y trabajar para mejorarla cuanto antes, si quieres abordar de forma efectiva cualquier tipo de negociación. 

¿Y por qué razón debes aprender a afrontar un proceso negociador adecuadamente? 

A continuación te expongo lo que para mi son las cinco razones por las que debes ponerte manos a la obra para desarrollar tu capacidad de negociación:

1. Establecer relaciones profesionales eficientes.

En primer lugar, porque la negociación es una habilidad fundamental para desenvolverte con éxito en el complejo terreno profesional. 

¿Acaso no te has dado cuenta de la gran variedad de perfiles distintos con los que diariamente te relacionas y con los que a menudo debes llegar a acuerdos? Sí, jefes, compañeros, colaboradores, proveedores o clientes. 

Además, piensa que estas relaciones deben ser lo más eficientes y claras posibles, ya que de no ser así, sus consecuencias pueden ser muy graves, tanto para ti como para muchas otras personas o incluso para el desarrollo de la propia organización, por lo que debes cuidar la forma en la que llegas a acuerdos con cada uno de ellos.

2. Desbloquear situaciones complejas y avanzar en la búsqueda de soluciones.

A menudo tenemos una visión negativa del proceso negociador, ya que lo percibimos como un proceso tenso, en el que hay diferentes posturas fuertemente encontradas que defienden firmemente sus intereses y donde la cesión no es una opción, lo que suele conducir al fracaso de la propia negociación. 

Sin embargo, aunque es cierto que determinados tipos de situaciones de negociación no pueden ser todo lo cómodas que nos gustaría, sí debes tratar de eliminar de tu mente esta visión peyorativa del concepto de negociación, en favor de un enfoque centrado en la búsqueda de soluciones de forma colaborativa entre las partes implicadas, que permitan generar acuerdos con compromiso de cumplimiento y permanencia en el tiempo.

3.- Generar un clima favorable a la negociación.

Para desbloquear situaciones complejas, es muy importante aprender técnicas que te ayuden a construir o generar espacios proclives al encuentro y el entendimiento entre los actores implicados.

El objetivo es claro: generar un clima de apertura y confianza entre las partes que facilite la generación de un ambiente cómodo que invite a conversar, relajar las diferentes posiciones encontradas y, en la medida de lo posible, acercarlas.

Piensa que justo se trata de averiguar cómo podemos acercar posturas que nos permitan llevar la negociación hasta un acuerdo lo más satisfactorio posible para las partes implicadas. Y si no somos capaces de generar ese clima favorable o de confianza, nos resultará tremendamente complicado llevar a buen puerto la negociación, ¿no te parece?

4.- Mejorar el clima de la organización.

Una organización con un activo humano dotado de habilidades negociadoras, cuenta con una doble ventaja competitiva, tanto interna como externa.

Internamente, las relaciones entre compañeros serán más claras, sanas y, por tanto, más eficientes, lo que permitirá crear un entorno menos conflictivo y más armonioso con los compañeros de trabajo. 

Insisto, negociar no es engañar ni imponer, es justamente todo lo contrario. Es tener voluntad de llegar a acuerdos con compromiso de cumplimiento y permanencia en el tiempo, tal y como te indicaba anteriormente y, para ello, la capacidad de empatía de las partes implicadas en la negociación, jugará un papel clave.

5.- Mayores posibilidades de escalar en el mercado.

Por su parte, en el plano externo, una empresa que cuente entre sus perfiles directivos con sólidas habilidades en el ámbito de la negociación, tendrá más posibilidades de escalar posiciones en el mercado, ya que conseguirá establecer nuevos y satisfactorios acuerdos con sus proveedores, clientes o potenciales socios clave.

Por el contrario, las carencias negociadoras en los perfiles de responsabilidad en la organización, pueden llegar a poner en riesgo la estabilidad del propio proyecto. Así que, como puedes ver, el dominio o la carencia de esta habilidad puede llevar al éxito o fracaso de la propia empresa.

Y tú, ¿consideras importante desarrollar habilidades para negociar adecuadamente? ¿Utilizas algún método o técnicas a la hora de preparar una negociación? 

Me encantaría conocer tu opinión, por lo que te invito a dejar tus comentarios y juntos intercambiar impresiones en torno al apasionante mundo de la negociación. 

¿Te animas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba