5 pautas para enamorar al talento


¿A qué empresa no le gustaría contar entre los profesionales de su plantilla con personas brillantes y talentosas? ¿Cómo podemos conseguir que el talento nos elija a nosotros? ¿Por qué el talento querría trabajar en nuestra organización?

Con este post trataré de dar respuesta a estas preguntas, así como las pautas adecuadas para enamorar al talento y que vea a nuestra organización como la mejor opción para trabajar.

Actualmente nos encontramos en un mercado laboral donde la mayoría de empresas necesitan incorporar a sus equipos a los mejores profesionales, lo cual es cada vez más complicado debido a que necesitan cubrir puestos altamente especializados. 

Seguro que no es la primera vez que escuchas el término de Employer Branding, pero ¿qué significa exactamente? 

El Employer Branding no es más que la reputación que una empresa tiene entre sus propios empleados actuales y futuros, siendo este uno de los recursos más utilizados por las empresas para diferenciarse del resto de organizaciones y destacar.  En definitiva, se trata de ser capaces de generar buenas expectativas a los futuros candidatos basándose en la opinión de nuestros empleados actuales. Al fin y al cabo, nadie conoce mejor la empresa que el propio empleado, por lo que su opinión positiva es el recurso más potente a la hora de atraer el talento.

Continuando con esta lógica, parece claro que para atraer al mejor talento será imprescindible construir una estrategia de Employer Branding articulada en torno a una excelente Propuesta de Valor al Empleado (PVE), ¿no te parece?

¿Y qué es esto de la propuesta de valor al empleado? La propuesta de valor al empleado hace referencia al conjunto de beneficios que una organización ofrece al talento a cambio de trabajar en ella, diferenciándose así del resto. Interesante, ¿verdad?

A continuación, te mostraré los pasos que debes seguir para elaborar una buena Propuesta de Valor al Empleado:

  1. Identifica al grupo objetivo de tu organización. 

Seguro que ya cuentas con profesionales entre tu plantilla que podrían ser una buena representación del grupo de talento objetivo que deseas atraer. Así que tu trabajo en esta primera fase consistirá en identificarlo claramente, ya que te centrarás en ellos para averiguar qué opinan de la organización como lugar de trabajo.

Una vez tienes claro quienes son, damos el siguiente paso.

  1. Identificar cuál es el valor diferencial que ya les estás ofreciendo como empresa.

¿Alguna vez te has preguntado por qué las personas que trabajan en tu organización permanecen en ella? ¿Es por el salario que perciben, las posibilidades de promoción interna, el excelente clima laboral…? Si no estás seguro, ¿por qué no le preguntas a ellos directamente? Eso es justo lo que tienes que hacer:

Una vez has seleccionado al grupo objetivo, debes trabajar para averiguar qué percepciones tienen tus empleados sobre lo que la organización le ofrece, sobre la marca y cultura de empresa. En definitiva, conocer no sólo qué es lo que más valoran de trabajar en ella, sino también aquellas cosas que no le gustan o desmotivan.

Piensa que el objetivo de implementar una estrategia de Employer Branding en la organización,  debe centrarse en crear la mejor experiencia de empleado posible, por lo que debes trabajar en mejorar la percepción que tiene el grupo talento objetivo de la organización. Para ello, será necesario que realices una evaluación a tus empleados y a partir de los resultados obtenidos trabajar en ello.

Como instrumento de recogida de información, a partir de la cual podrás realizar una exhaustiva evaluación, te recomiendo utilizar la encuesta y para ello te daré unos consejos que debes tener en cuenta para elaborarla correctamente:

  • Comienza siempre la encuesta explicando la finalidad de la misma, garantizando siempre el anonimato y recogiendo información sobre variables que pudieras considerar interesantes o de valor, por ejemplo, la  edad y sexo.
  • Es importante que el cuestionario no tenga demasiadas preguntas. Te sugiero las siguientes:
  • ¿Qué beneficios valoras más en tu puesto de trabajo? 
  • ¿Qué consideras que nos hace diferentes como empresa? 
  • ¿Qué beneficios crees que te ayudarían en tu trabajo a avanzar y crecer? 
  • Enumera 5 valores y/o beneficios que consideras que tendría que tener la empresa 

Por supuesto, estas preguntas puedes plantearlas en formato abierto, dejando al empleado que se exprese libremente o bien puedes acotarlas en torno a unas opciones sobre las que previamente has reflexionado. En ocasiones, puede ser interesante combinar ambas opciones. 

Con las respuestas a estas preguntas descubrirás qué es lo que ya ofrece o puede ofrecer la organización a sus empleados para crear una experiencia laboral memorable. 

  1. Determina cuál es tu valor añadido como organización.

El valor añadido es aquello que tu organización ofrece y que  la diferencia de la competencia, lo que hará que a futuro, el talento se decantará por nuestra compañía. 

Así que una vez has obtenido los datos por parte de tus empleados y los has analizado, debes sacar tus propias conclusiones, principalmente sobre los siguientes puntos: 

  • Cuáles son los beneficios tangibles o intangibles más atractivos y cuáles se pueden mejorar. 
  • Qué necesidad o deseo hay en el mercado que no se está satisfaciendo y que tú tienes la capacidad de satisfacer. En esta fase se debe analizar qué y cómo lo está ofreciendo tu competencia y cómo lo está comunicando.
  1. Implementar los cambios.

Ha llegado el momento de tomar decisiones. Para ello te aconsejo que trates de dar respuesta a las siguientes preguntas:

  • ¿Qué beneficios o elementos queremos comunicar a nuestros potenciales candidatos?
  • ¿Cuáles son los dos motivos principales por los que nuestros empleados trabajan aquí?
  • ¿Cómo nos diferenciamos de la competencia?

Es importante que no te centres única y exclusivamente en lo que está ofreciendo la competencia a tu grupo talento objetivo, ya que lo realmente importante es conocer la percepción que el talento tenga acerca de lo que ofrece tu compañía. 

Una vez hayas dado respuesta a estas preguntas, puedes comenzar a implantar las medidas más adecuadas que ayuden a mejorar el posicionamiento de tu organización  y potenciar la visibilidad de las medidas más atractivas que decidas implementar.

  1. Incorporar tu Propuesta de Valor al Empleado en tu estrategia de reclutamiento y comunicación. 

Y aquí llega el momento de posicionar a la empresa como  la mejor marca empleadora para un grupo de talento objetivo determinado. 

Para ello, debes diseñar e implementar acciones de comunicación interna y externa dirigidas a transmitir y potenciar la visibilidad de la  Propuesta de Valor al Empleado entre tu grupo de talento interno con el que ya cuentas en plantilla. 

Las redes sociales pueden ser un buen aliado en esta tarea, ya que son un excelente amplificador para difundir nuestro valor. 

Junto a los canales sociales, también puedes recurrir a los canales de comunicación tradicionales como, por ejemplo, eventos de universidades, escuelas de negocio , ferias de empleo y jornadas de selección. 

Todas estas acciones te ayudarán a construir una gran percepción interna y externa de tu marca, lo que te ayudará, sin ninguna duda,  a atraer y retener talento para tu organización. 

Después de todo, ser una empresa competitiva significa entender que un empleado debe poder elegir trabajar con nosotros por algo más que unas funciones y un salario. 

Y no olvides que el talento escoge dónde, cómo y con quién quiere trabajar. Así que… ¿Quieres atraer el talento?

Si necesitas ayuda, para diseñar e implementar una buena Propuesta de Valor al Empleado, puedo ayudarte con mi servicio de consultoría en Dirección y Liderazgo, totalmente flexible y totalmente ajustado a tus necesidades, así que no dudes en solicitar información a través de nuestros canales de comunicación, estaré encantado de atenderte.

Ir arriba