5 Claves del nuevo liderazgo

¿Cuáles son las características clave que debe reunir un buen líder para afrontar de forma efectiva los nuevos desafíos sociales, económicos y ambientales a los que se enfrentan las organizaciones? Hoy quiero abordar el tema del liderazgo, pero desde una perspectiva actual, teniendo en cuenta el escenario tan volátil en el que se desarrollan las empresas como consecuencia de la irrupción tecnológica y la evolución de los mercados.

En este entorno altamente cambiante y cargado de incertidumbre, el liderazgo surge como un elemento crucial para la competitividad y la supervivencia de una organización y, por ello, ha sido ampliamente estudiado a lo largo de la historia. 

Aunque exista un perfecto engranaje entre los trabajadores que permita el correcto funcionamiento de la empresa, necesitarán de un liderazgo efectivo capaz de dirigir, orientar y supervisar. Un perfil que haga crecer a la empresa y mantenerse en el mercado. Ten en cuenta que las decisiones del líder pueden modificar el rumbo de la organización e impactar en ella tanto positiva como negativamente. 

Pero comencemos por el principio, ¿sabes qué significa la palabra liderazgo

Existen muchas definiciones, pero de forma sencilla podemos decir que el liderazgo es la habilidad de guiar e influir en los miembros de un equipo, con el fin de lograr un objetivo común. 

Tradicionalmente, un empleado podía acceder a una determinada posición en la empresa por su trayectoria dentro de la misma y ejercía su liderazgo a través del control y la medición de los datos que arrojaba su departamento para demostrar su valía. 

La situación actual, supone un desafío para el liderazgo tradicional basado en la dirección y el control y, acelera la transformación que ya se había iniciado anteriormente hacia estilos de liderazgo más ágiles y colaborativos.

Aunque es cierto que no todas las empresas tienen las mismas necesidades, quiero mostrarte la tendencia de las actuales demandas que están obligando al liderazgo a reinventarse y sumar nuevas habilidades a las ya existentes.

A continuación, te cuento cuáles son para mi las 5 características clave que como líder debes reunir para ejercer este nuevo estilo de liderazgo:

  • Liderazgo centrado en el equipo y no sólo en los resultados: los jefes de antaño ejercían su poder sin preocuparse por cómo se sentían sus empleados, sin embargo, el nuevo liderazgo muestra un gran interés por el bienestar de los trabajadores.

Esta actitud mejorará notablemente la reputación de tu empresa, que será vista tanto dentro como fuera de ella como un lugar de trabajo deseado, que atraerá el talento y, además, será capaz de retenerlo. Este buen ambiente también será percibido por los clientes, que serán más leales a compañías que respetan a sus empleados y que se distingan por su transparencia y honestidad. 

Después de todo, el capital humano es el activo más importante de la organización, por lo que debes ponerlos en el centro y estar pendiente de sus necesidades en todo momento. Sin duda, contar con empleados satisfechos aumenta su compromiso y motivación en relación a la empresa, lo que se traducirá en un incremento de la productividad.

  • Liderazgo para desarrollar personas: ¿y si además de centrarte en el logro de los objetivos te centras en el desarrollo de tu equipo?

Los líderes del presente y del futuro deben ocuparse del crecimiento de los empleados, por lo que será su responsabilidad invertir en ellos para convertirlos en mejores profesionales. Los empleados valoran las oportunidades de aprendizaje y crecimiento dentro de la propia empresa, por lo que esto supondrá la creación de un fuerte vínculo emocional entre ambos.

  • Liderazgo más humano: un verdadero líder debe estar al servicio de sus colaboradores y conectar con ellos no sólo con la mente, sino también a través de la cercanía, la autenticidad, la humildad, el reconocimiento y la comprensión. 

Las empresas necesitan que las personas sean felices en su puesto de trabajo y disfruten de él. Para ello será necesario poner en práctica la flexibilidad, la conciliación y la productividad.

Pero recuerda, para poder atender a los demás no debes olvidar cultivar tu propio bienestar personal. Sólo así podrás dar lo mejor de ti mismo. 

  • Liderazgo pasional y ejemplar: el líder actual y del futuro está enamorado de su trabajo. Su mayor motivación es inspirar, guiar y hacer crecer a los miembros de su equipo. 

Esta pasión servirá de ejemplo para el resto. No olvides que si quieres conseguir que tus empleados se comporten de una determinada manera nada mejor que acompañar las palabras con hechos.

  • Liderazgo comunicativo: la comunicación siempre ha sido esencial para relacionarnos con los trabajadores y establecer el vínculo que debe existir entre ellos y el líder. 

Teniendo en cuenta que el trabajo en remoto se seguirá manteniendo, debemos prestar especial atención a la comunicación que deberá ser aún más clara, transparente, fluida, constante y permanente.

Recuerda que cuando la comunicación es efectiva aumenta la motivación, el compromiso y el cumplimiento de los objetivos y además, facilita la toma de decisiones.

Las empresas deben trabajar para implantar esta tendencia más ética del liderazgo en sus organizaciones. Colocar a las personas en el centro y dotarlas de la confianza y la formación necesaria para que puedan desarrollar sus funciones de forma autónoma; fomentar un liderazgo más humano, mejorar la comunicación y ser el ejemplo que tu equipo necesita, son sólo algunos de los aspectos en los que puedes trabajar.

No se trata de abandonar por completo el liderazgo tradicional, sino de complementarlo y buscar el equilibrio perfecto que cada empresa necesite en función de sus particularidades. 

Y tú, ¿quieres formar parte de esta nueva generación de líderes? ¿Qué otros aspectos clave del nuevo liderazgo incluirías? Me encantaría conocer tu opinión y construir entre todos un enriquecedor debate dejando un comentario, ¿te animas?

Ir arriba